Ficha técnica - Beak, Feather & Bone

Análisis - Beak, Feather & Bone
Fecha de salida:2020
Precio (PDF):5$
Precio (físico):20$
Número de jugadores:1-10
Número de páginas:32 (A5)
Idioma:Inglés

  • Escrito por Tyler Crumrine.
  • Ilustraciones de Austin Breed y mapa de Jonathan Yee.
  • Formó parte de Zine Quest 2, una iniciativa de Kickstarter para promover el crowdfunding de zines roleras. Se celebra anualmente (desde 2019) en febrero.
  • Consiguió recaudar más de 21000$ del objetivo de 1000$.
  • Está anunciado que esta zine se publicará en español por The Hills Press bajo el nombre de Pico, Pluma & Hueso. En el momento de publicación de esta entrada la fecha está sin concretar.

Información general

Lo que necesitas para jugar a esta zine (bolis aparte)

Beak, Feather & Bone se describe como un juego de rol de etiquetado de mapas en el que los jugadores colaboran en una actividad de worldbuilding (yo lo traduzco como ‘creación de mundos’) con el propósito de dar una razón de ser y significado a las localizaciones de un mapa; resultando en una ambientación que puedes usar en otras partidas de rol.

Este juego de creación de mundos, presentado en un formato de zine, está preparado para el juego en solitario, tiene unas reglas extremadamente ligeras, y hace uso de: una baraja francesa, un mapa (el juego ya viene con varias copias de uno) y bolis de varios colores. Adicionalmente podremos usar un dado d10 para asignar aleatoriamente un rol/facción a cada jugador.

Mecánicas

En Beak, Feather & Bone (BF&B) tenemos una breve ambientación que pone en contexto los diferentes roles que podemos tomar en el juego y el mapa principal con el que viene la zine. Sin embargo, toda esta ambientación es completamente opcional.

En este juego cada jugador deberá elegir una facción: Soldados, Magos, Mineros, Mercaderes, Los Ancianos… de entre las 10 disponibles. Estas facciones o roles se presentan de forma completamente abstracta, solamente con un nombre y una ilustración; para que los jugadores no tengan ninguna idea preconcebida. En solitario deberemos elegir más de un rol, y yo personalmente os recomiendo al menos tres (tenéis la razón dentro de dos párrafos) y después seguiremos las reglas multijugador sin ningún otro cambio.

Cuando cada jugador ha elegido su facción empieza el juego; los jugadores se turnan para robar cartas de la baraja francesa y elegir una localización del mapa al que dar propósito, la descripción del edificio estará basada en el palo de la carta que se haya robado, pero siempre relacionado con su facción. Las localizaciones se marcan con el color que haya elegido el jugador y se usa una pequeña nota para describir la localización y su propósito en base al palo. Esta forma de describir los edificios da nombre al juego: Beak, qué cuenta la gente de este sitio; Feather, cómo se describiría la localización vista desde fuera; y Bone, cómo es la localización desde dentro.

Cuando se roba una carta J, Q ó K, el jugador deberá describir adicionalmente un rival de una facción de otro jugador (por esto mismo en solitario es mejor jugar con al menos tres facciones, sino la historia puede quedar muy típicamente antagónica).

Así iremos señalando edificios en el mapa y creando poco a poco la historia del lugar. Finalmente, la facción que haya tenido más puntos al terminar la partida, en base a los valores de las cartas, tendrá el honor de describir la Sede de poder, el edificio más importante de la ciudad.

En este juego no hay ganadores ni perdedores, es una experiencia.

Cómo se presenta

Dos ilustraciones de las posibles facciones

Como cualquier otra zine de Zine Quest, está hecha con una encuadernación de grapa, pero viene adicionalmente con tres copias de un mapa. Tanto los mapas como la zine son tamaño A5 (bueno, realmente son del equivalente de A5 en americano: Invoice, pero así nos entendemos mejor).

La cubierta está hecha con papel grueso, ya llegando a la espesura de la cartulina, con toque mate. Las cubiertas interiores se han usado para mostrar el mapa, si algún día estáis de viaje y se os olvidan imprimir mapas podéis usar estas cubiertas interiores para jugar sobre la propia zine.

La maquetación está cuidada, es muy profesional, se encuentra todo muy bien y no hay nada que estorbe, como pequeña crítica me gustaría que hubiesen añadido los números de página, ya que aunque es una zine muy corta, nunca viene mal. La letra tiene un buen tamaño, la tipografía bien elegida, el texto está justificado (la gente que pone alineación a la izquierda sin una causa absolutamente justificada está loca), las ilustraciones son bonitas. Me hubiese gustado ver más arte aparte del que tenemos de las facciones.

La calidad de la impresión es buena, el papel tiene buen grosor y por dentro la zine está cuidada; por muy zine que sea, si regaláis esto a alguien no vais a quedar mal.

Si compráis la zine en PDF también viene con un archivo con el mapa para que podáis imprimirlo en una hoja más grande, eso es lo que he hecho yo en mis partidas.

En detalle

Aquí os voy a dejar los puntos positivos y negativos que puedo ver en Beak, Feather & Bone:

+ Una vez que conocéis el sistema de juego, podéis utilizarlo en cualquier ambientación.

+ A diferencia de muchos juegos de creación de mundos, en este no necesitáis pintar nada, ni tener dotes artísticas, solo necesitáis un mapa y tener suficiente pulso para pintar cuadraditos en él.

+ El sistema es muy ligero y va directo al grano. El enfoque de este juego permite generar resultados en poco tiempo.

+ El sistema no fomenta que busquemos el detalle, es responsabilidad vuestra si os apetece hacerlo; cada edificio se describe en tres frases sin detallar demasiado. Esto depende un poco de lo que estéis buscando; para mí es un punto positivo, pero también puede ser un punto negativo.

- Llevar muchos roles es tedioso. Si queréis crear una ciudad algo más compleja, vais a tener que armaros de paciencia.

- En solitario una de las reglas clave del juego multijugador pierde su gracia. Quién haya conseguido más puntos en sus cartas describe la Sede de Poder. En solitario esto es un poco irrelevante.

- Necesitáis usar un mapa evocativo. La zine viene con un mapa muy diferente a lo típico en juegos de rol, pero si queréis cambiar de mapa vais a necesitar otro que esté a la altura o sino igual no se os ocurren ideas.

Opinión

Abriendo Beak, Feather & Bone

Al abrir la zine, tras haber recibido otras del Zine Quest de 2019 y 2020, mi primera impresión fue que está tenía bastante menos contenido; todo parecía estar muy bien presentado, pero como que había poco.

Tras una lectura de la zine: 1 cara de intro, 5 de reglas, 4 de ejemplo de juego, 4 de ambientación, 3 de cosas extra, el resto son dibujos que ocupan toda una cara; pues sí, es una zine atípica. El resto de zines me han acostumbrado a meter mucho contenido en poco espacio y que luego hagan magia más o menos decente con la maquetación para que todo quede bien presentado. Beak, Feather & Bone no es así. Te presenta un juego, te da la ambientación, tienes un extenso ejemplo y dibujos bonitos. ¿Para qué más si lo hace bien?

El juego en sí me ha sorprendido bastante. Utiliza un mecanismo muy simple, pero funciona, de verdad que funciona. En mi primera partida tras haber jugado solamente un par de turnos ya podía imaginarme la gran ciudad de Kcha’Kcha, las intrigas políticas que podía haber entre el gremio de los Granjeros, siempre manifestándose en los funiculares que llevaban a la gente al interior del cráter, donde la ciudad permanece y perece en medio del desierto, las cosechas no estaban siendo buenas, y como siempre los extranjeros eran los más fáciles de culpar; los Soldados entrenaban aparentemente sin descanso en la pirámide de cristal y mármol blanco, siempre limpia a costa de los pobres reclutas, que pasaban años solamente puliendo y limpiando; y los Granjeros, los criadores de gusanos, que sustentan la vida en el desierto criando larvas para la gente-cuervo de la ciudad, los que mueven más dinero, pero que aún no esgrimen ningún poder por no tener representación en el Consejo.

Hay que tomarse el juego con calma porque fluye muy bien y se generan ideas muy originales, y se te ocurre una cosa tras otra pero tienes que ir poco a poco a medida que vas eligiendo los edificios de la ciudad. Yo me tomaba descansos cuando a veces era demasiado. Es un sistema que te ayuda a ir al grano, a lo importante. Tienes una visión general de la ciudad gracias al mapa, y en cada turno te metes en algo de detalle, no demasiado, pero edificio tras edificio, tras edificio, todos estos detalles juntos dan vida a la ciudad. Pensad en la típica frase de: un granito de arena no es nada, pero muchos forman un desierto. Beak, Feather & Bone es algo así.

Si además de jugar queréis después reutilizar lo creado para alguna partida en la que hagáis de Dungeon Master (¡o alguna partida de rol solitario!), podéis utilizarlo como una ciudad en una campaña muy felizmente. Yo de hecho, espero poder hacer esto; y mejor aún (me voy a salir un poco del juego en solitario), se me está ocurriendo que podríamos jugar un one-shot on the fly con mi grupito: echamos una partida de Beak, Feather & Bone, hace de Dungeon Master quién nombra la Sede de Poder, hacemos unos personajes en un sistema de ambientación neutral, por ejemplo Knave, y ¡hecho! Plan loco y perfectamente factible para una tarde.

Es un juego lleno de posibilidades, podéis jugar con la ambientación de la gente-cuervo que viene en la zine, detallando poco a poco a lo largo de diferentes partidas las diferentes relaciones que hay entre cada facción, incluso añadiendo nuevos mapas auxiliares hasta que digáis “esta es la ciudad perfecta”. Podéis empezar de cero cada vez que echáis una partida, podéis utilizar diferentes mapas, incluso en sitios en la que la ambientación por defecto no pega, pero lleváis las facciones y jugáis un juego del estilo “que pasaría si…” Hay muchísimas posibilidades y formas de jugar en la que podéis llevaros el sistema… ¿que pasáis de la ambientación de los cuervos? Igualmente genial.

En conclusión, me gusta, me parece útil y fácil de usar, y creo que voy a utilizar este sistema de crear mundos para mis partidas de rol en solitario. En otros juegos que he probado tenemos que pintar el mapa desde cero y eso a mí depende del día me da mucha pereza. Con este juego tengo la opción de descargarme un mapa old-school mucho más cool de lo que llegaría a dibujar yo, y ya tengo por lo menos una hora de juego interesante.

Entonces ¿cómo sabéis si esta zine es para vosotros? Si queréis probar un juego de creación de mundos que no requiera mucho trabajo, pero que aún así se pueda llegar a crear algo potente, creo que os puede gustar.

Beak, Feather & Bone: ¡recomendada!